jueves, 7 de abril de 2016

Abonos verdes

Son abonos verdes aquellos cultivos sembrados a propósito para luego incorporarlos al suelo. Es la forma más económica de fertilizar campos que no dispongan de abono animal. Ellos aumentan la actividad biológica del suelo, lo cubren y protegen, mejoran su estructura, evitan las pérdidas de nutrientes, controlan las malas hierbas, aumentan la porosidad, preservan al suelo de ser erosionado y su presencia fomenta la fijación de sustancias nutritivas.

Consuelda

La planta de la foto, la consuelda, es muy buena para abono verde, se siega en flor, se deja prehumificar en el suelo varios días y luego se semientierra con el bieldo superficialmente. Da mucha materia verde, se puede segar dos veces, no echa semillas y es perenne. Su raíz es muy profunda.

Ajenjo

El ajenjo es otra planta extraordinaria para el abono verde, sobre todo por la cantidad de verde que produce. Se siega en flor para que no eche las semillas. Es ideal para abonar árboles frutales por su poder repelente de parásitos. Son plantas muy rústicas que no necesitan ningún cuidado, son de secano y se adaptan bien en terrenos calizos y arenosos.

Lavandín

El lavandín se puede utilizar también como abono verde, si no lo aprovecháis para esencia. La lavanda dejadla que florezca bien para que la aprovechen los insectos y al final de la floración la segáis y dejáis que se prehumifique dos días para luego semienterrarla.

Amaro

El amaro o salvia esclarea es otro buen abono verde. Es ideal para los tomates: se puede dejar de cobertura y cuando recojamos las matas de tomate, la semienterramos. Van muy bien también de abono sobre los espárragos. Produce dos floraciones y es perenne.

Onagra


La onagra produce también mucha materia verde que nos servirá para esponjar el suelo. Se utiliza para sembrarla en los pies de los frutales para atraer a polinizadores y al terminar su floración se siega y se deja de cobertura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada